viernes, 13 de febrero de 2009

El carnaval de Celendín o Silulo

Sin ninguna duda, la melodía del Silulo, es una de las mas bellas que se han producido en nuestra América. Esto lo confirma, la difusión universal de esta canción. Hace unos 30 años, nos quedamos gratamente sorprendidos, al escuchar la letra de este carnaval en coreano, pues el ballet folklórico de la República Popular de Corea, lo tenía incluido como una de los números emblemáticos en sus presentaciones. Es decir desde el lejano oriente, los músicos de Corea, supieron valorar la calidad y belleza del Silulo. En épocas más recientes, esta composición ha sido incluida en el repertorio de la Orquesta Sinfónica Nacional y ha servido de fondo musical, para una serie de promociones televisivas. Para los que tenemos orígenes celendinos, el Silulo, genera una especie de delectación y no puede faltar en ningún programa conmemorativo, en cualquier época del año y no solo en carnavales. El Silulo, es una melodía, que no encaja en los géneros musicales conocidos, pues no es huayno, cashua u otro género. Su compás y melodía, es de una gran calidad artística y el personaje anónimo que lo compuso, supo interpretar en arpegios, lo que significa la incomparable belleza de Celendín. Este pueblo, de gente luchadora y alegre, tiene entre sus bellas características naturales a una cielo sumamente azul y en las noches, nos deslumbra con un tejido enmarañado de estrellas, que es casi inigualable en otras latitudes. Quizás todas estas características y la belleza de sus mujeres, dio el marco adecuado para la composición de este alegre carnaval. Es en la época de carnavales, donde todo el pueblo de Celendín, celebra la fiesta del dios momo o el también llamado ño carnavalón. En esta fiesta que es un derroche de alegría y llena de juegos con agua, serpentinas, talco, sirve de pretexto para el baile sin descanso, al ritmo del silulo, que es interpretado magistralmente por eximios músicos del lugar, ejecutando esta y otras melodías, con acordeones, guitarras, bandolinas y violines. Además, estas fiestas sirven para degustar las ricas viandas celendinas, especialmente el picante de cuy, las humitas o los chicharrones, las cuales deben ser asentadas con unos vasos de sabrosa y nutritiva de jora.
Que sepamos el género en que se compuso el Silulo, ha sido irrepetible hasta la fecha. Existen un sin número de huaynos, cashuas, marineras o valses, pero no hay otra canción dentro del género en que se compuso el silulo, a pesar de su innegable belleza y buena melodía musical. Por eso sería muy conveniente, que los compositores, especialmente celendinos, se dediquen a crear otras canciones, respetando este género musical. Esta sería una forma de rendir homenaje al gran compositor anónimo, que tuvo la intuición y el buen gusto de componer esta melodía, que ahora cuenta con fama universal. Es decir, que muchas creaciones, de autores anónimos, se han perdido con el tiempo, por falta de atención de las personas encargadas de preservar y difundir nuestra música. Esperamos que esto no pase con el género del Silulo o Carnaval Celendino. Para eso es necesario que las autoridades, el pueblo y las instituciones de Celendín, tomen cartas en este tema. En primer término, las autoridades celendinas, deberían auspiciar un concurso musical, para que los compositores celendinos y de otros lares, intervengan en esta convocatoria, como canciones del genero del silulo. Esta difusión y creación de otras canciones, pueden propiciar, la realización anual del baile del genero silulo en Celendin, igual al que se realiza en Trujillo, con la marinera. Creemos, que seria, para la ciudad de Celendín, un buen filón turístico, que contribuiría a mejorar los ingresos de toda la población de esa bella ciudad. La fecha de esta celebración, podría coincidir con los carnavales, para darle mayor realce a estas tradicionales fiestas de la alegría. De esta forma también se enriquecerá aun mas nuestro rico folklore y la cultura en general.
Por Manuel J. Villanueva

Pictures of Rainbows